Tras pasar por la fibra óptica, los OMV ponen su mirada en la televisión, uno de los servicios presentes en grandes compañías para captar a clientes de alto valor.